oido

Aprenda a limpiar sus oídos

Eliminar el cerumen de los oídos sin dañarlos

 

La pérdida de audición es posible que ocurra debido al aumento de cera de los oídos, más conocido como cerumen. Es fundamental saber cómo poder eliminar la cera de los oídos sin dañarlos en el proceso. Asimismo, los problemas del oído pueden ocurrir a cualquier edad y ser causados por muchos factores.

¿Qués es la cera de
oídos o cerumen?

El cerumen es una sustancia que se produce de forma natural con la función de proteger los oídos de las bacterias y otros agentes que podrían hacerles daño. Además, la cera de los oídos actúa como un lubricante natural para el conducto auditivo externo. Sin embargo, llega un momento en que se acumula en grandes cantidades y puede causar algunas molestias en el oído. Algunas pueden ser irritación, sensación de plenitud, mareos, picor e incluso la pérdida parcial de la audición.

Causas y consecuencias
por lo que nos afecta
la cera de los oídos

Es importante tener en cuenta cuáles son las causas de las molestias en los oídos por acumulación de cera. El cerumen puede molestar y causar irritación cuando hay un bloqueo o retención debido a su acumulación en el interior del canal auditivo. Esta acumulación muchas veces se da debido al uso de bastoncillos de algodón, que en lugar de limpiar lo que hacen es obstruir y causar malestar en el interior del oído.

También se puede producir por el uso de cualquier objeto puntiagudo, como horquillas, con el fin de eliminar la cera superficial. Al igual que los hisopos, este tipo de elementos empujan la cera hacia el interior del oído y causa la obstrucción. Las personas que usan tapones o audífonos, también tienen mayor riesgo de sufrir por la acumulación excesiva de cerumen.

Síntomas

Cuando hay exceso de cerumen en los oídos la persona puede sufrir alguno de los siguientes síntomas:

Comezón del canal
auditivo

Plenitud o sensación
enchufado

Mareo
Zumbido en el oído

Secreción del canal
auditivo

Disminución de la
audición

Dolor de oídos

¿Como eliminar la
cera de los oídos sin
dañarlos?

Las recomendaciones que damos a continuación siguen un patrón en general, que es: no introducir elementos puntiagudos el los conductos auditivos. El bastoncillo ha sido ideado con el objetivo de limpiar la zona mas superficial del oído y no su interior.

1. Solución salina

Esta solución salina es una excelente opción para eliminar el exceso de cerumen de los oídos.

Para ello, simplemente debes mezclar una cucharadita de sal (7,5 g) en ½ taza de agua (125 ml) hasta que quede bien disuelta. También puedes emplear suero fisiológico comercializado para una mayor seguridad.
Luego, empapa un trozo de algodón con la mezcla y deja caer algunas gotas de la solución en el oído inclinando levemente la cabeza hacia arriba.
Mantén esta posición un par de minutos para que el líquido entre en el oído, y luego, inclinar la cabeza en dirección opuesta para drenar la solución.

2. Preparados a base
de aceites

Uno de los remedios más seguros y efectivos para eliminar la cera de los oídos son las preparaciones aceitosas de venta en farmacias. Debido al carácter oleoso de la cera, existen preparaciones a base de aceite que disuelven el tapón para su posterior extracción.

Pon algunas gotas de este aceite en el oído y espera a que actúe unos cinco minutos, sin movimiento.
Se debe repetir dos días seguidos para que se disuelva completamente la acumulación.
El último paso será lavar el oído con agua tibia para eliminar los restos de cera.

3. Peróxido de
hidrógeno

Mezclar partes iguales de peróxido de hidrógeno y agua. El peróxido de hidrógeno no debe ser superior a 3%. También podemos emplear soluciones preparadas de peróxido para su uso sobre los oídos.
Coloca algunas gotas de la mezcla en el oído e inclina la cabeza para que la mezcla llegue hasta el interior.
Deja actuar la mezcla un par de minutos y luego voltea la cabeza al lado contrario para drenar el líquido restante.

4- Glicerina
carbonatada

La glicerina es un ingrediente natural que ayuda a suavizar la cera para facilitar su expulsión. La glicerina carbonatada puedes conseguirla en la farmacia.
Aplícate 4 gotas, hazlo tres veces al día para obtener buenos resultados.

5- Aceite de oliva

El aceite de olivaUsos del aceite de oliva virgen extra para cuidar la salud es otro de esos buenos ingredientes para lubricar y ablandar la cera de los oídos y, de esta manera, facilitar su eliminación.
Pon 2 o 3 gotas de aceite de oliva en el oído afectado antes de acostarte y déjalo actuar.
Repite este tratamiento 3 o 4 días seguidos.

Estos remedios pueden ayudarte a eliminar los tapones de forma efectiva. Sin embargo, si tras su aplicación no se ha eliminado por completo el tapón o has experimentado nuevos síntomas debes acudir a tu médico par que aplique una solución de mayor calibre. Además, evita emplear objetos que puedan facilitar una mayor acumulación de cera como los tapones o los cascos auriculares.

 

 

04 25 19 SALUD 4 nervio-ciatico-inflamado-sintomas-y-remedios-caseros-para-tratarlo-576x384

Cure el Nervio Ciático Inflamado

Nervio ciático inflamado: síntomas y remedios caseros para tratarlo

 

Cuando se produce una inflamación en el nervio ciático, suele ir acompañada de un intenso dolor en la zona baja de la espalda e incluso pasar por glúteo y pierna. Esta molesta sensación hace que, en ocasiones, sea necesario recurrir a distintos remedios complementarios al tratamiento médico.
Nos referimos a este problema como ciática, pero en realidad se trata del nervio ciático inflamado. Esta afección se caracteriza por un dolor que irradia a lo largo de este nervio, desde las lumbares y a lo largo de la pierna.
Este dolor puede ser intenso, por lo que quienes lo sufren buscan soluciones y remedios que lo puedan aliviar. En este artículo compartimos los más efectivos según las últimas investigaciones.

Nervio ciático inflamado
Síntomas de la ciática

Seguro que antes de sufrir este problema ya habíamos oído a otras personas quejarse de este dolor. Y es que el nervio ciático inflamado causa dolor, inflamación y, a veces, entumecimiento, hormigueo o debilidad en la pierna, en general solo en una.
El dolor de la ciática empieza en la lumbar o parte baja de la espalda y pasa por los glúteos. Esta primera parte del recorrido suele ser la que causa más molestias. A continuación, desciende por la parte posterior de la pierna y puede llegar hasta el pie. Detrás del muslo y la pantorrilla también puede aumentar el dolor.
¿Cómo es siente la ciática? La verdad es que el dolor puede variar mucho de una persona a otra. Puede ser leve o bien intenso, o caracterizarse por una sensación de ardor o más bien como una descarga eléctrica.

REMEDIOS:
1. Cúrcuma:

La curcumina, que es el principio activo de la cúrcuma, ha demostrado tener propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes, entre muchas otras. Por ello, esta especia se presenta como un remedio para muchas afecciones que causan dolor.
Gracias a estas propiedades, cada vez se están haciendo más investigaciones para aprovechar el poder de este alimento medicinal. Por ello, hoy en día podemos encontrar la cúrcuma o la curcumina como suplementos. No obstante, también la podemos incorporar a nuestros guisos y postres.

Por último, con este remedio evitamos las contraindicaciones y efectos secundarios de los fármacos antiinflamatorios a largo plazo. Y además, la cúrcuma es beneficiosa para la función del hígado, por lo que nos ayuda a mejorar otros aspectos de la salud.

2. Aceite de cannabis CBD

El aceite de cannabis ha demostrado ser eficaz para casos de dolor difíciles de tratar. El secreto está en el cannabidiol (CBD), un compuesto que también ayuda a calmar los nervios y mejorar el sueño. Es importante remarcar que este aceite se obtiene del cáñamo y no es psicoactivo.
Este remedio es efectivo pero sí que presenta algunas contraindicaciones, por ejemplo en casos de arritmias cardíacas. Por ello, es importante tomarlo siempre bajo supervisión médica, en especial si estamos tomando algún tipo de medicación.
3. Ginkgo biloba
Las hojas de Ginkgo biloba se comercializan en forma de suplemento para mejorar la circulación en el cerebro y las extremidades. Por ello, se recomienda para potenciar la memoria pero también para aliviar diferentes dolores y molestias.
Además, algunos estudios sugieren que el extracto de esta planta podría ayudar a regenerar el nervio ciático. Por tanto, podemos tomarlo a modo de tratamiento bajo supervisión médica. No obstante, no se recomienda hacerlo durante demasiado tiempo seguido.

4. Azafrán
El azafrán es muy popular en la gastronomía pero pasa muy desapercibido como remedio medicinal. No obstante, esta especia destaca por su capacidad para aliviar el dolor y reducir la inflamación de manera natural.
Además, el azafrán también es un poderoso antioxidante. Por ello, todas estas virtudes curativas lo presentan en algunos estudios como un buen remedio para aliviar el dolor neuropático, es decir, el que afecta al sistema nervioso.
Según la medicina ayurvédica de la India, el azafrán debe tomarse en pequeñas cantidades y mezclado con leche. No obstante, hoy en día también lo podemos encontrar como extracto para poder tomar una dosis más precisa.

En conclusión
Estos estudios que hemos compartido son recientes y prometedores. No obstante, muchos de ellos todavía requieren demostrar su eficacia. Sin embargo, al formar parte de nuestra gastronomía, la mayoría de ellos pueden ser una excelente opción para intentar aliviar la inflamación del nervio ciático de manera natural.
Ahora ya conoces esta afección tan dolorosa. Con estos remedios naturales podrías llegar a reducir el dolor sin sufrir los molestos efectos secundarios de algunos fármacos. Vale la pena probarlos.

04 25 19 SALUD Cómo-reducir-el-colesterol-con-ajo-576x384

Reduzca su Colesterol con Ajo

Reduzca su Colesterol con Ajo!!!

Por su alto contenido de antioxidantes, el ajo es uno de los mejores aliados para hacerle frente al colesterol alto. Te compartimos 3 buenos remedios para aprovechar sus propiedades.
¿Te has preguntado alguna vez si es posible reducir el colesterol con ajo? Es posible que hayas oído hablar de las grandes virtudes medicinales de este alimento, en especial para nuestra salud cardiovascular. En este artículo te explicamos por qué podemos llegar a reducir el colesterol con ajo, siempre y cuando llevemos un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada. Los estudios demuestran su efectividad, por lo que podemos conseguir nuestro objetivo de manera natural.

¿Es posible reducir
el colesterol con ajo?

Hace siglos que se consume el ajo como alimento medicinal. Numerosos estudios han confirmado sus efectos positivos para tratar problemas digestivos y circulatorios, tos, parásitos intestinales, neumonía, entre otros.
Además, este alimento contribuye a mejorar la salud cardiovascular. Puede ayudar a reducir el colesterol, la presión arterial o la agregación plaquetaria, por ejemplo. No obstante, siempre será fundamental también una alimentación saludable y ejercicio físico habitual.

1. Masticar un diente
de ajo

El primero de estos remedios es el más sencillo de los 3 para reducir el colesterol con ajo. No obstante, hay un matiz importante, y es la forma en que debemos consumir el ajo crudo.
Muchas personas prefieren tragar el diente o partes de él para evitar su sabor y olor. No obstante, este estudio demuestra que esto puede reducir su efectividad, en comparación con su consumo masticado o triturado.

¿Qué necesitamos?
1 diente de ajo crudo
al día (1 g)
¿Cómo lo consumimos?

Cada día deberemos consumir un diente de ajo crudo masticado o triturado.
Si nos cuesta masticarlo, podemos batirlo o triturarlo junto con la comida, pero siempre sin cocinarlo.
Podemos aliviar su sabor masticando después unas semillas de anís o unas hojas de perejil.

2. Ajo y jugo de limón

Este estudio muestra los beneficios para la salud cardiovascular de tomar la combinación de ajo y jugo de limón. Lo realizaron personas de entre 30 y 60 años con hiperlipidemia moderada durante 8 semanas.

¿Qué se debe consumir?
8 dientes de ajo
medianos crudos (20 g)
1 cucharada de
jugo de limón

¿Cómo lo tomamos?
Para empezar, tomaremos la cucharada de jugo de limón en ayunas.
Los dientes de ajo los consumiremos a lo largo del día, pero siempre crudos. Podemos trocearlos como condimento, batirlos en gazpachos, untarlos en pan tostado, etc. Los resultados del estudio se evaluaron a los dos meses.

3. Ajo negro
Uno de los mayores inconvenientes que presenta el ajo a la hora de consumirlo es su olor. Por este motivo, muchas personas rechazan su consumo habitual y prefieren buscar otras alternativas para la salud.

No obstante, entre los métodos de procesamiento que se han ido realizando para eliminar su olor, ha resultado muy exitoso y cada vez más popular el ajo negro. Esta variedad se obtiene mediante la maduración a alta temperatura y humedad.
Este proceso de envejecimiento oscurece su color y cambia su sabor y textura. El diente se mantiene en su forma pero se vuelve blando. Además, puede recordar un poco al regaliz.

También debemos destacar que algunos de sus componentes aumentan durante este proceso de maduración. En este sentido, sería todavía más efectivo en su poder antioxidante y también para regular los lípidos, incluyendo el colesterol.

¿Qué necesitamos?
Cabezas de ajos sin pelar

Un recipiente que pueda mantener una temperatura constante de entre 40 °C y 60 °C durante 1, 2 o 3 meses (termo, yogurtera, arrocera, crock-pot, etc.).
Papel de aluminio

¿Cómo lo hacemos?
En primer lugar, quitar solo la capa exterior del bulbo, no la piel más pegada al diente de ajo.
Después, envolver las cabezas en papel de aluminio.

Introducir los ajos en el recipiente que cumpla las características mencionadas y dejar, por lo menos durante 2 meses. Sabremos que están listos cuando el interior se vuelva de color negro. A partir del primer mes ya lo podemos revisar.
El proceso es sencillo, pero requiere paciencia.

¿Cómo lo consumimos?
Podemos comer un diente de ajo media hora antes de cada una de las tres comidas principales.

Ahora ya tenemos diferentes opciones para reducir el colesterol con ajo de una manera sencilla y natural. No obstante, antes que nada debemos consultar con nuestro médico, en especial si sufrimos problemas digestivos o tomamos medicamentos, ya que podría interferir con alguno de ellos.

04 18 19 SALUD cuidados para un Pie-diabetico

Como Cuidar un Pié Diabético

Consejos que debes tener en cuenta para cuidar el pie diabético

El pie diabético es una causa común de hospitalización. Para evitar complicaciones mayores, es fundamental aprender a cuidarlo correctamente.
Cuidar el pie diabético es de suma importancia, ya que implica que el paciente es más susceptible a padecer determinados tipos de lesiones, ya sean intrínsecas o extrínsecas. Por ende, se trata de una condición de riesgo.
La diabetes es una enfermedad de carácter crónico que afecta a un 4% de la población española. Produce un aumento importante de los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Esto ocurre al producirse escasez o ausencia de secreción de insulina.

La insulina es una hormona segregada por el páncreas que ayuda a que la glucosa proveniente de los alimentos, entre en las células para suministrarles energía. Si no hay suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre, provocando problemas de salud graves con el paso del tiempo.

¿Qué es el pie
diabético?

Se denomina pie diabético a una alteración clínica de origen neuropático (afectación en los nervios) e inducida por la hiperglucemia (azúcar alto). Puede producirse con o sin coexistencia de isquemia (falta de riego sanguíneo), y previo desencadenante traumático, produce lesión o ulceración del pie.
A día de hoy, es la principal causa de amputaciones no traumáticas en España, dado que es común que los pacientes sufran complicaciones, tales como úlceras y neuropatías (pérdida de sensibilidad). Y según la Organización Mundial de la Salud, la diabetes afectará a más de 330 millones de personas para el año 2030.
“La detección precoz de los factores de riesgo ayudará a reducir un elevado número de lesiones asociadas con el pie diabético al permitir y evitar el número de casos extremos que desembocan en amputación”, asegura Alfredo Martínez, presidente del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana.

Consejos
generales
para cuidar el
pie diabético

Jamás camines descalzo. El daño de los nervios disminuye la sensación, así puede ocurrir que no sientas piedras u objetos pequeños atrapados en tu pie.
Lava tus pies todos los días con un jabón suave y agua tibia. No ponga tus pies en remojo. Cuando los seques, da golpecitos suaves en cada pie con una toalla en vez frotarlos vigorosamente. Ten mucho cuidado con el secado entre los dedos de tus pies.
Usa loción para mantener la piel de tus pies suaves e hidratados. Esto previene las grietas que se hacen por piel seca y reduce el riesgo de infección. No pongas loción entre los dedos.
Corta las uñas del pie, sin darles forma curva, y evita cortar las esquinas. Usa una lima o un cartón de esmeril para uñas. Si detectas una uña encarnada, acude a tu médico.
No uses soluciones antisépticas, medicamentos de venta libre, almohadillas de calor ni instrumentos afilados en tus pies. Tampoco pongas tus pies sobre los radiadores ni frente a la estufa.
No fumes. Fumar daña los vasos sanguíneos y reduce la capacidad del cuerpo de transportar oxígeno. En combinación con la diabetes, el tabaquismo podría aumentar significativamente el riesgo de una amputación (no solo de los pies, sino de otras partes del cuerpo, como las manos).

Cuida tu
calzado

Elige y usa tus zapatos con cuidado, ya que un zapato que calza mal puede provocar una úlcera y llevar a una infección.
Compra zapatos nuevos a una hora tarde del día cuando tus pies están más dilatados. Además, que sean cómodos sin necesidad de un período de “ablandamiento”.
Controla el calce de tu zapato en el ancho, largo, parte de atrás, base del talón y planta del pie. Mide tus pies cada vez que compras zapatos nuevos.
Evita estilos de zapatos con dedos en punta y tacones altos. Trata de comprar zapatos con la parte superior de cuero y de horma profunda para los dedos.
Usa zapatos nuevos solo durante 2 horas o menos cada vez. No uses el mismo par de zapatos todos los días.
Inspecciona la parte interior de cada zapato antes de ponértelo. No ates tus zapatos demasiado ajustados ni demasiado flojos.
Evita caminatas largas sin un descanso, organízate para poder quitarte los zapatos y calcetines y controla signos de presión (enrojecimiento) o úlceras.

Consideraciones
finales

Como has podido comprobar es de gran importancia que todos los pacientes con azúcar alto adopten medidas para cuidar el pie diabético. Esto, además de los chequeos médicos, evitará complicaciones.
Si necesitas más información, la SED Sociedad Española de Diabéticos tiene editada una guía muy completa que puedes consultar.

04 18 19 SALUD adiccion-al-azucar

Cómo nos afecta la diabetes?

Cómo afecta la diabetes al aparato digestivo

La Diabetes Mellitus (DM) es una de las enfermedades más prevaleces a nivel mundial. Este problema metabólico tiene dos variantes, la DM de tipo 1 y la DM de tipo 2. En ambos casos, existen una serie de alteraciones digestivas que debes conocer para prevenirlas.

La diabetes es una enfermedad multisistémica, en la cual se ven afectados muchos órganos, entre ellos se encuentran los del tracto gastrointestinal. Los efectos de la diabetes al aparato digestivo se agravan con la edad. Así como por el tiempo de duración de la enfermedad y la existencia de neuropatía periférica. A continuación, hablaremos de algunos de estos efectos gastrointestinales.

La Diabetes Mellitus (DM) es una de las enfermedades más prevaleces a nivel mundial. Este problema metabólico tiene dos variantes, la DM de tipo 1 y la DM de tipo 2. La diabetes de tipo 2 es la modalidad más prevalente. Se debe a la resistencia a la insulina por parte de las células del organismo.

Así se provoca una hiperinsulinemia y el páncreas trata de compensar esta resistencia. Seguidamente, el órgano se agota ya que no puede continuar con ese ritmo de secreción.
La diabetes tipo 1 se desarrolla porque las células beta del páncreas, encargadas de la producción de insulina, no son capaces de producir dicha hormona. Las razones subyacentes a esta condición son de tipo autoinmune.

Efectos de la diabetes
al aparato digestivo

Algunas de las posibles manifestaciones gastrointestinales que pueden ser causa de la diabetes son:

Diarrea.
Dispepsia; es decir molestar y digestiones pesadas.
Pirosis, acidez estomacal.
Incontinencia fecal.

Así mismo, algunos de los medicamentos empleados en el tratamiento pueden causar este tipo de sintomatología. Fármacos como la metformina pueden producir o intensificar las diarreas y la incontinencia fecal. Este es uno de los medicamentos más utilizados para tratar el problema.

Menor velocidad
digestiva

La gastroparesia, también denominada retraso del vaciamiento gástrico, es un trastorno que aminora el movimiento de los alimentos desde el estómago hacia el intestino delgado. Consiste en la principal complicación de la diabetes al aparato digestivo.

Las alteraciones en la motilidad gástrica se suelen deber principalmente al deterioro de la relajación del fondo gástrico. También pueden causarlos algunos cambios en la propia movilidad.

Se puede observar en muchos casos el píloro-espasmo, que contribuye a deteriorar el vaciamiento gástrico.

Esta condición es más frecuente en las mujeres y algunos de sus síntomas más frecuentes son:
Plenitud gástrica
temprana.
Náuseas y vómitos.
Alteraciones en el
vaciamiento gástrico.
Pérdida de peso.

A fin de combatir esta condición, es muy importante llevar una alimentación programada, variada y equilibrada. Siguiendo siempre las recomendaciones de un especialista, se puede conseguir un buen estado nutricional.

De esta forma, al conseguir mantener una dieta equilibrada, el éxito de la terapia hipoglicemiante será mayor. También, los posibles síntomas gástricos se verán reducidos.

El problema de
la diarrea crónica

La prevalencia de la diarrea crónicaen pacientes con diabetes es variable. Generalmente, afecta a personas de mediana edad, en su mayoría hombres, y que lleven un deficiente control glucémico. Los episodios suelen ser nocturnos y no dolorosos. Es importante diferenciarlos de la incontinencia fecal, un trastorno muy recurrente en las personas diabéticas.

Las causas de esta afección parecen estar relacionadas con una sobrepoblación bacteriana. Esta flora intestinal alterada causa daño en la mucosa intestinal y una deficiente absorción de los nutrientes.

De este modo puede ocasionarse la diarrea. Nuevamente, algunos fármacos para la diabetes, como la metformina, pueden causar reducciones en la absorción de las sales biliares. Aspecto que contribuye al efecto de la diabetes al aparato digestivo.

Neuropatía autonómica
y afecciones gástricas

Así mismo, una afección común en las personas con diabetes es la neuropatía. Diversos estudios han demostrado que una enfermedad como la diabetes puede causar una severa disminución en la densidad de neuronas, provocando un daño nervioso directo.

Además, se cree que la enfermedad también puede afectar y deteriorar algunas ramas nerviosas de pequeño calibre.

El nervio vago es un nervio que juega un papel muy importante en la digestión y el movimiento de las vísceras.
Trastornos en su funcionamiento pueden conducir a una deficiente motilidad del tracto digestivo.

Este tipo de daños al sistema nervioso simpático, características de la diabetes, explican en gran medida el conjunto de afecciones digestivas que aparecen en la enfermedad.

Y es que existe una estrecha relación entre el sistema nervioso y el sistema digestivo.

Es por ello, que un estilo de vida saludable, en el que el ejercicio y la dieta tengan un papel esencial, ayudarán a controlar los síntomas digestivos derivados de la diabetes.

Una vez más, se observa la importancia de unos hábitos saludables en el control de esta enfermedad.

04 11 19 SALUD vasculitis-que-es-y-que-tipos-hay-576x384

Qué es Vasculitis?

Vasculitis: ¿qué es y qué tipos hay?

Las vasculitis son un grupo de enfermedades cuyo factor común es que producen inflamación de los vasos sanguíneos. Son enfermedades poco frecuentes, aunque algunas de sus variantes tienen una incidencia relativamente moderada.
El origen de las vasculitis es todavía incierto para la ciencia, excepto en el caso de la vascultitis leucocitoclástica por hipersensibilidad. Hay sospechas de que en los demás casos puede tratarse de una enfermedad autoinmunitaria y/o que involucra factores genéticos.
Este tipo de enfermedades están presentes en personas de todas las edades, desde niños pequeños hasta pacientes de edad avanzada. Sin embargo, algunos tipos de vasculitis afectan con especial intensidad a determinados segmentos etarios.
Algo similar ocurre en relación a la frecuencia con que las vasculitis se asocian al sexo. Algunas modalidades son más frecuentes entre los varones, otras entre las mujeres y algunas más en ambos sexos por igual.

¿Qué son las vasculitis?
Como se anotaba anteriormente, las vasculitis son un grupo de enfermedades que se caracterizan por la inflamación de vasos sanguíneos. Estos incluyen capilares, arterias, arteriolas, venas y vénulas. Dicha anomalía puede dar origen a una pérdida de flujo sanguíneo en las extremidades o en los órganos, incluyendo órganos vitales.
Como existen diferentes tipos de vasculitis, las manifestaciones y la gravedad de la enfermedad son muy variables. El principal riesgo que presentan es el de comprometer el funcionamiento de órganos y extremidades, lo cual puede conducir al desarrollo de isquemia y necrosis.
Los síntomas son muy variados, aunque por lo general incluyen manifestaciones como astenia, fiebre y malestar general. También se presentan afectaciones localizadas, dependiendo del órgano que esté comprometido por la enfermedad.

Clasificación general de las vasculitis
La clasificación general de las vasculitis se hace con base en los mecanismos que la producen. Desde ese punto de vista, encontramos cuatro grandes subgrupos, que son:

Tipo I. Vasculitis alérgica o anafiláctica. Se caracteriza porque es una reacción extrema a un fármaco, a una sustancia extraña o a una infección.
Tipo II. Citotóxica o citolítica. Se originan en la acción de los ANCA o anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos; o de los AECA, o anticuerpos anti-células endoteliales endoteliales.
Tipo III. Mediada por inmunocomplejos. Es el grupo más amplio de vasculitis. Como el nombre lo indica, se originan en la acción de los complejos inmunes.
Tipo IV. Citotóxica. En este caso, el problema se origina en la acción de los linfocitos T.

Tipos de vasculitis
Aunque no existe una clasificación ideal de las vasculitis, la más aceptada fue la resultante de la conferencia de consenso internacional, en Chapel Hill. Esta se revisó en 2012 y actualmente es la que se emplea en todo el mundo.

Según esta clasificación,
los tipos de vasculitis son:

Vasculitis de gran tamaño. Las que afectan a arterias de gran tamaño, en particular a la aorta y sus ramas. Comprenden la arteritis de células gigantes y la arteritis de Takayasu.
De vaso de mediano tamaño. Afectan arterias medianas, como las viscerales y sus ramas. Facilitan el desarrollo de aneurismas y estenosis. Comprende la poliarteritis nodosa (PAN) y la enfermedad de Kawasaki.
De vaso de pequeño tamaño. Afecta arterias, arteriolas, capilares y venulas intraparenquimatosas.
Vasculitis de vaso variable. No predomina un mismo calibre, sino que afecta a vasos de todos los tamaños. Comprende Enfermedad de Behçet y Síndrome de Cogan.
Vasculitis de un único órgano (SOV). En arterias o venas de cualquier tamaño, pero afectando solamente a un órgano específico.

Otros datos de interés
Hay algunos tipos de vasculitis que son más prevalentes en función de la edad. La enfermedad de Kawasaki se presenta con mayor frecuencia en niños y adolescentes. A su vez, la enfermedad de Behçet y la arteritis de Takayasu es más incidente entre los jóvenes de 20 a 30 años.
La poliarteritis nudosa (PAN), la poliarteritis microscópica (PAM), la vasculitis granulomatosa y alérgica de Churg-Strauss, la vasculitis primaria del sistema nervioso central, la enfermedad de Buerger y la enfermedad de Wegener, son significativamente más frecuentes entre los adultos de 40 a 60 años.
Finalmente, la arteritis de células gigantes tiene especial prevalencia entre los mayores de 50 años. Su máxima presencia se da en los mayores de 80 años.

04 11 19 SALUD pipas-calabaza-semillas

Beneficios de Semillas de Calabaza

Remedios con semillas de calabaza que puedes aprender

Aunque solemos consumir las semillas de calabaza crudas o tostadas, también podemos elaborar diferentes preparaciones para aprovechar sus beneficios e innovar en nuestras recetas habituales.
Las semillas de calabaza tienen tantas propiedades que resulta imprescindible incorporarlas a nuestra dieta diaria. Con este superalimento, podemos aumentar la cantidad de nutrientes que ingerimos para prevenir y tratar muchos trastornos.

Las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza se destacan por su riqueza en vitaminas del grupo B, minerales, ácidos grasos omega 3, 6 y 9, proteínas y fibra. También contienen clorofila, sustancia que les da su característico color verdoso.
Aunque estas semillas son ricas en grasas saludables, las podemos consumir de manera moderada sin riesgo de engordar. De hecho, una cucharada de semillas de calabaza (10 gramos) nos aporta solamente 60 calorías, a la vez que otorga una sensación de saciedad.
Como son semillas oleaginosas por su alto contenido en ácidos grasos, debemos tener en cuenta que se pueden enranciar con facilidad. Por ende, se recomienda conservarlas en un recipiente hermético, alejadas de la luz y por un corto período de tiempo.

Beneficios para la salud

Las semillas de calabaza nos aportan una gran cantidad de efectos positivos para la salud:

Aumentan la energía
y vitalidad.
Nos protegen de los radicales libres y previenen el envejecimiento prematuro.
Equilibran el sistema nervioso y combaten la ansiedad, el estrés y el insomnio.
Eliminan los parásitos
intestinales.
Facilitan la eliminación de líquidos y, por lo tanto, evitan la retención, la hinchazón y los edemas.
Favorecen la eliminación de la mucosidad del aparato respiratorio.
Mejoran la salud cardiovascular.
Reducen las inflamaciones y tratan la artritis.
Mejoran la salud de los huesos y previenen la osteoporosis.
Combaten la anemia.
Asimismo, conviene destacar que estas semillas son un gran alimento para los hombres por dos motivos. Por un lado, mejoran la fertilidad masculina gracias a su contenido en arginina. En segundo lugar, previene, la hiperplasia de próstata, dado que contienen curcurbitacina.

¿Cómo las consumimos?
A continuación, proponemos diferentes maneras de consumir las semillas de calabaza para utilizarlas como remedio para los problemas que hemos citado. Lo importante es consumirlas a diario, para que tengan efectos visibles en el organismo.
La ración recomendada es de dos cucharadas diarias (20 gr), o de una cucharada (10 gr) en caso de sufrir sobrepeso. Las semillas de calabaza se pueden consumir de cualquiera de las siguientes maneras.

1. Tostadas y molidas

La manera más sencilla de comerlas es crudas, o bien un poco tostadas para mejorar su sabor y facilitar su digestión. Podemos tostarlas al horno o en una sartén, con un poco de aceite de oliva y sal.
Lee también: Remedio anticancerígeno con aceite de oliva, pimienta negra y cúrcuma
Por otro lado, podemos consumirlas enteras o molerlas para añadirlas a todo tipo de recetas: ensaladas, sopas, cremas, salsas, etc. No obstante, es aconsejable molerlas justo en el momento para que no pierdan sus propiedades o se oxiden.

2. Leche vegetal

Las personas que siguen dietas veganas o vegeterianas están acostumbradas a elaborar bebidas vegetales con todo tipo de frutos secos, semillas y cereales como alternativa a la leche animal. En estos casos, se puede elaborar una deliciosa y rápida leche de semillas de calabaza del siguiente modo:

Ingredientes

4 cucharadas de semillas de calabaza tostadas (40 gr)
2 vasos de agua (400 ml)
½ cucharadita de canela o esencia de vainilla (2 gr)
1 pizca de sal
1 cucharada de miel de abeja (25 gr)

Preparación
Introducir todos los ingredientes en la batidora, excepto la miel de abeja.
Batir durante 1 minuto, agregar la miel y colar.
Se puede beber fría o caliente.

3. Tostaditas de semillas

Las crackers o tostaditas de semillas son una tentación sana y deliciosa. Además, constituyen una alternativa a cualquier producto elaborado con harinas refinadas. Son ideales para untar con todo tipo de cremas y salsas y para comer en cualquier momento.

Ingredientes

4 cucharadas de semillas de calabaza (40 gr)
2 cucharadas de semillas de lino (20 gr)
1 cucharadita de sal marina (4 gr)
2 cucharadas de semillas de sésamo (20 gr)
Especias al gusto: orégano, ajo en polvo, pimentón ahumado, cúrcuma, etc.
½ vaso de agua (100 ml)
Preparación
Batir bien todas las semillas con el agua. El resultado debe ser una especie de pasta.
Añadir la sal marina y las especias y mezclar.
Extender en una bandeja de horno para que la masa quede lo más fina posible.
Hornear a fuego muy bajo para que las semillas no se oxiden, a un máximo de 50 ºC, durante dos horas o hasta que quede crujiente.
Como habrás notado, las diferentes formas de consumir las semillas de calabaza pueden satisfacer todos los gustos. Lo mejor de todo es que podremos disfrutar de sus innumerables beneficios y, a la vez, saciar el apetito con ingredientes naturales y nutritivos.

04 04 19 SALUD circulación 2

Mejore la Circulación así!

5 remedios caseros para mejorar la circulación

 

Una buena circulación sanguínea es determinante para muchos procesos vitales. Por eso, proponemos 5 remedios caseros que ayudan a mejorarla cuando presenta dificultades. ¡Pruébalos!
En la actualidad tenemos muchas facilidades para preparar remedios caseros para mejorar la circulación. Si bien existen medicamentos y suplementos con el mismo fin, las soluciones de origen natural siguen siendo buenas alternativas. ¿Sabes cómo prepararlos?
Los problemas circulatorios pueden detonar síntomas como sensación de hormigueo, dolor e inflamación. De hecho, en los casos más graves, son los responsables de muchas enfermedades cardiovasculares. Por eso, es importante atender cualquier irregularidad, tanto con remedios convencionales como con complementos naturales.

Remedios caseros
para mejorar la
circulación

A la hora de combatir los problemas de circulación sanguínea es importante hacer una revisión previa del estilo de vida. Aunque los remedios pueden ayudar a controlarlo, es primordial asegurar una buena alimentación y evitar malos hábitos como el sedentarismo y el tabaquismo.
Existen muchas enfermedades que comprometen la salud circulatoria que deben ser atendidas por un profesional. No existen remedios naturales que puedan remplazar los tratamientos recomendados por el médico. Ahora bien, si se trata de un problema leve, no hay problema en probar estos remedios para mejorar la circulación.
Son soluciones 100 % naturales cuyas propiedades reactivan la circulación, previenen los coágulos y combaten la inflamación. Su ingesta debe hacerse con precaución, especialmente si hay un diagnóstico de enfermedades graves o si se está consumiendo un tratamiento farmacológico.

No dejes de leer: 5 ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

1. Cúrcuma
Una bebida natural con cúrcuma puede estimular la circulación sanguínea y disminuir la hinchazón. De hecho, hay estudios que sugieren que la curcumina, compuesto activo de la cúrcuma, actúa de manera positiva sobre las plaquetas para evitar la formación de coágulos de sangre.

Ingredientes
1 cucharadita de
cúrcuma (5 g)
1 taza de agua (250 ml)
Miel de abejas (opcional)

Preparación
Primero, pon a hervir la taza de agua.
Cuando esté bien caliente, agrégale la cúrcuma y déjala reposar.
Por último, endúlzala con miel de abejas.
Modo de consumo
Ingiere una taza de bebida de cúrcuma en ayunas y repite su consumo a media tarde.
Tómalo por lo menos durante 2 semanas seguidas.

2. Canela
Uno de los remedios caseros para mejorar la circulación que debes probar es la infusión de canela. Esta bebida tiene propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes que benefician la salud cardiovascular. De hecho, se aconseja para controlar la presión arterial alta.

Ingredientes

1/2 cucharadita de canela en polvo (3,5 g)
1 taza de agua (250 ml)
1 cucharada de miel (15 g)

Preparación
Primero, vierte la canela en polvo en una taza de agua hirviendo.
A continuación, deja reposar la bebida y endúlzala con miel.
Modo de consumo
Ingiere una taza de infusión de canela 2 veces al día.
Tómala una semana, descansa otra y retómala.
Precaución: algunos estudios sugieren que el consumo excesivo de canela puede producir daño hepático. Evita exceder la cantidad recomendada.

3. Pimienta de cayena
La pimienta de cayena concentra una cantidad importante de salicilatos que favorecen a la sangre para una óptima circulación. Aunque está disponible en cápsulas y suplementos, también se puede usar en polvo sobre las comidas o en té.

Ingredientes
1/4 de cucharadita de pimienta de cayena (1,5 g)
1 taza de agua (250 ml)
2 cucharadas de miel (30 g)
Preparación
Primero, calienta la
taza de agua.
Cuando hierva, agrégale la pimienta de cayena.
Finalmente, endúlzala con las cucharadas de miel.
Modo de consumo
Ingiere la infusión a media mañana, todos los días, durante 2 semanas.
Pasado este tiempo, descansa y retómalo a la semana siguiente.

4. Jengibre
El jengibre forma parte de la misma familia de la cúrcuma. Por ello, no es extraño que pueda emplearse para hacer remedios caseros para mejorar la circulación. La raíz contiene salicilato, un ácido que mejora el flujo sanguíneo, evitando la coagulación.

Ingredientes

1 cucharadita de raíz
de jengibre rallado (7 g)
1 taza de agua (250 ml)
Miel de abejas (opcional)

Preparación
Primero, vierte el jengibre rallado en una taza de agua.
Luego, endúlzalo con miel de abejas.
Modo de consumo
Ingiere entre 2 o 3 tazas de infusión de jengibre al día.

5. Té verde
La infusión de té verde está repleta de compuestos antioxidantes que benefician la salud. Su consumo regular bloquea los efectos negativos de los radicales libres y estimula la eliminación de toxinas. Además, mejora la circulación de la sangre y disminuye el riesgo de afecciones cardíacas.

Ingredientes
1 cucharadita de té verde (7 g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Agrega el té verde en una taza de agua y déjalo hervir.
En seguida, déjalo reposar y fíltralo con un colador,
Modo de consumo
Ingiere una taza de
té verde al día.
Consúmelo por lo menos
3 veces a la semana.
¿Tienes problemas de circulación? Anímate a probar estos remedios caseros. Sin embargo, ten en cuenta que puede haber causar subyacentes, por lo que debes consultar al médico.

04 04 19 SALUD mal aliento

Curar el mal aliento es fácil

Remedios caseros para el mal aliento con 5 plantas

 

El mal aliento puede estar causado por el crecimiento de bacterias en la boca, alteraciones en la saliva o enfermedades subyacentes. Por suerte, se puede combatir naturalmente con algunos remedios.
El mal aliento, también conocido como halitosis, es un problema muy frecuente en toda la población. De acuerdo con la Asociación Dental Americana, por lo menos un 50 % de los adultos lo han padecido mínimo una vez en su vida. ¿Cómo preparar remedios caseros para el mal aliento? Aunque en la actualidad hay muchas pastas dentales y enjuagues para tratar esta condición, siguen vigentes algunos remedios de origen natural que ayudan a controlarlo. A continuación queremos compartir en detalle 5 alternativas para que las pruebes cuando te aqueje este síntomas.
5 remedios caseros para el mal aliento
Más de un 90 % de los casos de mal aliento se originan en la boca. Debido a la mala práctica de la higiene dental, las bacterias en la lengua, encías y dientes consiguen proliferarse, dando lugar a este síntoma. Ahora bien, en menos casos, la halitosis puede ser producto de un problema de salud subyacente.
Por ejemplo, es frecuente entre quienes tienen reflujo ácido, problemas digestivos y enfermedades hepáticas. Asimismo, afecta a los pacientes con diabetes e insuficiencia renal. En estos casos, es difícil neutralizarlo, incluso usando cepillo de dientes y enjuague bucal. Para su control será necesario un tratamiento de la causa subyacente.
Los remedios caseros para el mal aliento ayudan a inhibir el crecimiento de bacterias y disminuyen la acumulación de placa bacteriana. Debido a esto, son una buena opción para hacerle frente a este síntoma. Sin embargo, es imprescindible complementar su uso con una buena higiene oral.

1.- Perejil
Uno de los remedios caseros para el mal aliento más populares es el perejil. Esta planta tiene un aroma fresco que ayuda a neutralizar el mal olor que dejan algunos alimentos. Además, su aporte de clorofila ayuda a inhibir el crecimiento de bacterias y protege el pH natural de la saliva.
¿Cómo utilizarlo?
Toma algunas hojas frescas de perejil y mastícalas después de cada comida. Si lo prefieres, prepara una infusión con la planta y úsala como enjuague.

2. Té verde
Hay investigaciones que sugieren que el té verde tiene propiedades desinfectantes y desodorizantes que ayudan en el tratamiento del mal aliento. Su consumo a sorbos durante el día ayuda a mantener el aliento fresco.
¿Cómo utilizarlo?
Primero, vierte un par de cucharadas de té verde en medio litro de agua hirviendo. Deja reposar la bebida y, pasados 10 minutos, cuélala. A continuación, lleva la infusión al refrigerador y déjala hasta el día siguiente. Luego, vértela en una botella y consúmelo en varias tomas a lo largo del día.

3. Remedios caseros para el mal aliento: tomillo
La bebida de tomillo es una buena alternativa para combatir el mal olor bucal. De hecho, se recomienda especialmente para aquellos casos con riesgo de infecciones, como las llagas o úlceras. Sus componentes promueven la sanación y dejan un aliento fresco.
¿Cómo utilizarlo?
Para empezar, haz una taza de infusión de tomillo.
Luego, toma sorbos de la bebida y realiza gárgaras 2 o 3 veces al día.
4. Boldo
El boldo se destaca en este listado de remedios caseros para el mal aliento, ya que ayuda a combatir el síntoma cuando su origen es un problema digestivo. Esta prodigiosa planta estimula los jugos gástricos, mejora la salud hepática y optimiza el proceso de digestión.
¿Cómo utilizarla?
Puedes consumirla en bebida, tras hacer una decocción durante 5 minutos a fuego bajo. Si deseas, usa el líquido como enjuague después de cepillarte. Para mejores resultados, consúmela unos 30 minutos después de cada comida. Precaución: evita consumir boldo en caso de embarazo, lactancia u obstrucción biliar.

5. Salvia
La infusión de salvia también puede emplearse en caso de halitosis y problemas digestivos subyacentes. Esta planta contribuye a regular las secreciones de saliva y disminuye el crecimiento de las bacterias en los dientes y encías. Se puede tomar en infusión o usar a modo de enjuague.
¿Cómo utilizarla?
Prepara una infusión de salvia añadiendo una cucharadita de la planta en una taza de agua caliente. Seguidamente, fíltrala con un colador y consúmela. Si deseas, realiza gárgaras con el líquido durante 2 minutos. Repite el remedio 2 o 3 veces al día para mejores resultados.
¿Tienes mal aliento? Prueba estos remedios de origen natural. No obstante, si el mal olor no mejora en pocos días, consulta al médico. Recuerda que el mal aliento puede ser un síntoma de otras enfermedades como la cetoacidosis diabética, la insuficiencia renal o una infección.

03 28 19 SALUD berriesjpg

Reduce your blood pressure

It is expected for blood pressure to rise and fall throughout our lives – although it should still be checked regularly. We need to monitor what we eat to make sure it remains low. For example, every meal we eat can contribute to hypertension in some way or another. This is when force is applied against the blood vessels’ walls and causing the heart to work harder than usual.

The effects can be deadly.

Even though exercising regularly can help us reduce this, we can also do our part by avoiding foods which are high in sugar or salt. Here are some of the foods that help and hinder your blood pressure as you get older.

Avoid – Pot Pies
Before we get going, we’re going to spill a secret: sodium is bad for our blood pressure. Pot pies contain 1,400 mg of sodium and 35 grams of fat (and not the good kind!). These local snacks are incredibly unhealthy and should not be eaten unless for very rare or special occasions
If you want to lower the chance of high blood pressure, just avoid this meal. And that’s just the pastry – not even thinking about the rest of the ingredients inside the pie!

More – Leafy Greens
Potassium can help your kidneys get rid of sodium – something that highly contributes to high blood pressure. This is found in leafy greens, such as lettuce or arugula.
Next time, consider adding some fresh greens into your meals – and watch your blood pressure lower! You may have resented your parents when they forced you to eat your greens, but you’ll thank them now!

Next time, consider adding some fresh greens into your meals – and watch your blood pressure lower! You may have resented your parents when they forced you to eat your greens, but you’ll thank them now!
Gouda cheese has 819 mg of sodium per 100 grams, and American cheese has 1,671 mg of sodium per 100 grams. That’s a lot! Next time, make sure to cut down on the amount. It’s not bad if you cut it out completely, but this would be a sad day indeed.

More – Berries
Berries, particularly blueberries, are full of natural antioxidants and compounds called flavonoids. This has been proven to reduce hypertension and can lower your blood pressure. It’s fairly easy to add a few berries to your day-to-day diet.
Strawberries, raspberries, or blueberries can all be eaten as a snack or added to granola in your mornings. The sweet snacks can improve your mood and health – with very few drawbacks.

Avoid – Candy
An obvious one – we’ve known this since we were little kids! Your favorite sweets are full of sugar like high fructose corn syrup content, which could lead to weight gain, kidney disease, or accelerate diabetes. Ultimately, all of this can lead to high blood pressure in the end.
Not to mention, candy also rots your teeth and gives you acne – just avoid the stuff! Next time you eat your favorite bag of skittles or chocolates, think of the longterm damage.

More – Oatmeal
This is the perfect breakfast food: oatmeal is high-fiber, low-fat, low-sodium, and delicious way to reduce your blood pressure. It’s a great fuel to keep you going throughout the day and can be the base for berries – also a great food!
Oatmeal can help you make cereals, granolas, and dishes to keep you full-up for a long time, also reducing snacking. This can also help you lose weight. Try some oatmeal each morning!

Avoid – Soft Drinks
Similar to candy, drinking soft drinks is also a big problem. These sodas are highly addictive and leave you to wanting more and more. Soft drinks are full of sugar and can cause blood pressure spikes.
According to The American Heart Association, it is not recommended to consume more than 355ml per week. If you must, keep it to the ‘diet’ versions which don’t contain sugar. They might not taste as nice but they could save your life.

Avoid – Energy Drinks
The major difference between energy drinks and your occasional soda is that these contain caffeine. Caffeine is known to cause a brief but intense increase in blood pressure, spiking your energy levels. Now, consider how these energy drinks have sugar and caffeine together in one can.
Drinking caffeine-added drinks spikes the caffeine effec for around three to six hours, making it hard to sleep in the evenings. It’s better to have a cup of coffee if you can – and withhold the sugar!

More – Omega-3s
Fish are a great source of lean protein and omega-3s. Fish with good fats, such as salmon or mackerel contain high amounts of acids which reduce blood pressure. They also have vitamin D – which few foods contain.
Preparing fish can be a quick and easy meal – simply bake or fry a fillet of salmon or mackerel for a few minutes in the oven. Or better yet, eat in in sushi, which is one of the most popular foods.

Avoid – Sauce
Hear us out on this one. Condiments like mayonnaise, gravy, ketchup, and salad dressing are high in sodium and raise your blood pressure. Consider the danger in hot sauce which has 2,643 mg of sodium her gram – even a few drops are deadly.
Oyster sauce has 200 mg per gram, and even mustard has 300 mg of sodium per gram. If you can’t live without your spice, consider changing to chili flakes at your next meal, or none at all.

More – Garlic
Vampires, beware! Garlic can reduce hypertension by raising the amount of nitric oxide in the body. This increases the widening of arteries and thus reduces blood pressure.
Including garlic and other herbs into your diet isn’t just healthy, it’s delicious! Try sprinkling other herbs over your fish, such as basil, cinnamon, thyme, and rosemary. But be sure to brush your teeth after.

Avoid – Pizza
We’re surprised we haven’t scared you away from this article yet! That’s right: everyone’s favorite meal is high in sodium and fat – hardly surprising when you consider its ingredients. Even a normal pizza is full of salty cheese, fatty bread, and sodium-ridden tomato puree.
Usually, everything that’s bad for you is on a pizza – which is what makes it so delicious. We all deserve a cheat meal once in a while, but remember the damage this can do if you eat too much!

More – Dark Chocolate
That’s right, dark chocolate is good for you! In small doses, of course. One study from 2015 found that consuming dark chocolate helps lower the risk of cardiovascular disease. This particular chocolate has more than 60% cocoa solids and less sugar than milk or white chocolate.
It can be eaten as a quick snack or dipped into yogurt. Maybe melt some and dip strawberries into it? A great snack to reduce your blood pressure!

Avoid – Red Meat
Of course, red meat is good for you in small doses due to the proteins it provides. However, be mindful that red meat contains high levels of saturated fat that could clog your arteries. If you don’t want to stop eating red meat, that’s fine – but be sure to limit it to once a week.
Alternatives to red meat can include fish, chicken, or even tofu. We’re not saying you should go fully-blown vegan, but your arteries will thank you for it.

More – Pistachios
This particular nut is a great way to reduce blood pressure. It reduces peripheral vascular resistance – otherwise known as blood vessel tightening – and can improve your heart rate.
It’s easy to have a small bowl of these power nuts as a snack, or simply add them into a salad or pesto sauces. Be mindful of the fact that they contain a bit more fat than other nuts, which can lead to weight gain if not countered with brisk exercise.

Avoid – Processed Meat
This involves all your favorite meat: sausages, hot dogs, smoked meats, salamis, or anything that’s been processed. You might ask why: it’s our good old friend, sodium, of course! These particular dishes also have lots of saturated fats and preservatives to keep the products long lasting.
None of this is good for you, so consider changing your diet to accommodate your veins. Eating might not be fun from now on, but at least you’ll be healthy and that has to count for something?.

More – Olive Oil
Olive oil is a great example of ‘healthy fats’ that can reduce blood pressure. It has compounds that fight inflammation – a leading cause of high blood pressure. According to the DASH diet, it can help you reach your goal of healthy fats each day with just one portion.
It’s best enjoyed as a salad dressing – make sure to through a few chili flakes to add to the flavor! You can also use it as a replacement to canola oil or butte.

Avoid – Ramen Noodles
College kids everywhere will be disappointed to know that those instant noodles we all lived on contain deadly amounts of sodium. Ok, so maybe not deadly – but 1,580mg of sodium is enough to watch out for it.
This is already more than the amount you should have in an entire day – so one meal will set your health back badly. It may be tempting to save a buck and indulge in these treats, but the health consequences can be tragic.

More – Bananas
Since potassium is a great way to filter sodium out your body, bananas are a great addition to your diet. Eating these fruits are better than taking supplements and can easily be incorporated into your diet.
You can cut one up into your oatmeal or simply have one as an after lunch snack. They do a great job at counteracting some of the more dangerous foods in your diet that contain high levels of sodium through high amounts of potassium.

More – Pomegranates
Pomegranates can be enjoyed on their own or as a juice. Just one cup of pomegranate juice a day can lower your blood pressure in four weeks. It’s best enjoyed with breakfast (remember your berry oatmeal!).
Be mindful of some of the sugar contents – even though it’s natural sugar it might not work with your diet. Next time you’re choosing what juice to drink each morning, consider pomegranate for your breakfast!

Avoid – Alcohol
Are you so depressed by this list that you want to drink your troubles away? Well, not so fast! Alcohol intake can lead to incredibly high levels of blood pressure. This is due to vasodilation, meaning the vessels get tightened when alcohol is consumed.
This makes the blood pump with more pressure in the arteries, leading to terrible results. What’s more, there’s also high amounts of sugar that can lead to weight gain and high blood pressure in its own right.

LOOK CONTINUATION NEXT WEEK…..

More – Cinnamon
Cinnamon is a spice that can have wonderful effects on your blood pressure. Three different studies have shown that cinnamon reduced short-term systolic blood pressure – but admittedly more research is needed.
You can incorporate cinnamon into your diet by sprinkling it over your oatmeal in the morning. It’s generally considered a great alternative to sugar and can have great effects on your blood pressure.

Avoid – Bacon
We’re surprised you haven’t given up on us. We’ve already ruined candy, pizza, and alcohol – now here comes the big one: Bacon. Of course, bacon is delicious which means it must contain high levels of sodiums and fats.
According to the United States Department of Agriculture National Nutrient Database, consuming only three slices of bacon is the same as 576 mg of sodium. You might want to curb this breakfast habit which might be the brightest part of your day.

More – Watermelon
Not only does watermelon keep you hydrates, but it also contains an amino acid called citrulline, which can manage high blood pressure. Citrulline helps the body produce nitric oxide, the same gas found in garlic that relaxes blood vessels – reducing blood pressure.
People that drink watermelon juice have roughly 50% less plaque in their arteries than those who don’t. It might be tricky to eat this consistently due to its seasonal nature, but never pass up the opportunity to have some!

Avoid – Pickles
Pickles are generally stored in jars with pickle juice. These juices are, naturally, made with salts meaning these yummy green sticks might do more damage than good. Since they’ve been sitting in the jar for weeks, maybe months, you can’t just rise these suckers dry – they’ve already absorbed enough salt to kill you.
Next time, it’s best to eat your pickles unpickled – we call them cucumbers. The chances are you either love these pickles or hate them – if you hate them then you’re in the clear!

More – Lentils
Lentils and other pulses are great ways to get protein and fiber into your diet. Pulses such as beans, peas, lentils, and chickpeas can decrease your blood pressure by expanding the blood vessels in your body.
In fact, one study in 2014 showed a 30% decrease when studied in rats. Lentils are also pretty versatile – you can use them as a replacement to minced beef and add them to soups.

Avoid – Coffee
Similar to the threat from energy drinks, coffee contains high levels of caffeine which can have bad effects on people with high blood pressure.
Thankfully, it won’t have too much of a negative effect on people with low blood pressure, although you might get the shakes if you have too much at once. It’s better to limit your coffee (and caffeine) intake to just one or two in the morning and avoid it after lunch. Or, you can always go decaf!

More – Kiwis
If you have raised blood pressure, kiwis are a great way to reduce it. According to scientists, eating three kiwis a day for 8 weeks is better than eating an apple a day in terms of blood pressure.
This might be tricky to include into your diet at first, but consider putting it in your morning oatmeal! Kiwis are also rich in vitamin C and can improve blood pressure with the addition of vital nutrients.

Avoid – Butter and Margarine
I can’t believe it’s not good for you! You might love spreading these on your sandwiches, but they can have huge consequences on your blood pressure. Butter and margarine contain large amounts of fat that can clog your arteries, forcing your heart to pump faster.
When more pressure is applied to your heart, it raises the risk of heart attacks and disease. Of course it’s delicious, but you might want to reduce your intake.

More – Natural Yogurt
If oatmeal isn’t your thing, you can always rely on yogurt to help reduce your blood pressure. According to The America Heart Association, middle-aged women who eat natural yogurt show a 20% reducing in the risk of hypertension.
You can always add things like fruit, nuts, or cinnamon to your portion – but be wary not to add sugar! Unsweetened options, such as Greek yogurts, will have a better effect than the sugary counterparts.